Tabarnia, una ficticia comarca separatista catalana, nombra a su primer presidente

on

La difícil tarea de instalar un nuevo gobierno catalán ha acaparado las noticias últimamente, pero mientras tanto en Tabarnia, una región ficticia que quiere independizarse de Cataluña, un actor y productor teatral ha jurado como su primer presidente.

Ante esta situación es propicio analizar el escenario al que nos enfrentamos, pues aunque muchos lo ven como un acto mas de democracia y libertad- otros se lo tomarán a chiste- lo cierto es que una división de este tipo no suele ser pacifica; la seguridad de hogares y ciudadanos en cataluña puede verse en riesgo.

El movimiento secesionista satírico Tabarnia

El movimiento, que reivindica un territorio que incluye la amplia franja costera de Tarragona a Barcelona -de ahí su nombre-, es una reacción humorística contra lo que muchos ven como la imposición de una agenda independentista en una parte de Cataluña que nunca ha votado por los secesionistas.


La idea de que las grandes ciudades son políticamente distintas de la Cataluña rural no es nueva, pero Tabarnia se ha convertido repentinamente en viral durante las fiestas de fin de año.

Tabarnia utiliza los mismos argumentos y el mismo lenguaje para justificar su independencia de Cataluña que utilizan los separatistas catalanes para exigir la independencia de España. Su lema “Barcelona no es Cataluña” se hace eco del lema de los secesionistas: “Cataluña no es España”.

Los tabarneses –gentilicio oficialmente aceptado por la Real Academia Española- también insisten en que el área de Barcelona no se beneficia de la riqueza que la ciudad crea, así como los separatistas catalanes se quejan de que la región contribuye más al Estado español de lo que recibe.

Tabarnia ya tiene presidente

En una reunión repleta de gente en el centro de Barcelona, Albert Boadella prestó juramento a través de una videoconferencia desde su “exilio” en Madrid, un guiño a Carles Puigdemont, que insiste en su derecho a ser investido como presidente catalán de una forma similar desde Bruselas.

Boadella, de 74 años, uno de los principales directores teatrales de Cataluña, abandonó Barcelona en 2007 para ir a Madrid. Afirma que aunque en Cataluña estaba garantizada su seguridad personal, no ocurría lo mismo con su libertad creativa, pues su trabajo estaba siendo boicoteado por los nacionalistas.

Iremos tan lejos como los secesionistas han llegado “, dijo en la reunión Jaume Vives, periodista y portavoz de Tabarnia. “Tabarnia se convertirá en la pesadilla del secesionismo tal como se ha convertido en la nuestra. Somos un efecto secundario del proceso. Somos multiculturales, libres, españoles y europeos “.

La vida real no es tan divertida

Aunque Tabarnia ha traído algo de humor a un clima político tenso y estresante, sigue siendo una ficción. Con el Parlamento Catalán instalado, el verdadero problema político en Cataluña apenas comienza a mostrar sus matices.

Los tres partidos independentistas tienen una mayoría entre ellos y Puigdemont es su candidato a la presidencia.

Sin embargo, los propios abogados del parlamento catalán dicen que no puede prestar juramento a través de vídeo y que tiene que presentarse en el parlamento. Puigdemont sabe que será detenido por las fuerzas de seguridad en cuanto ponga un pie en suelo español.